La Voz Independiente

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Al thriller de ZDF Mafia en Camorra con Tobias Moretti

WSombrero de poeta: la luz del sol juega alrededor de la vid verde, padre e hija suben al viñedo para probar las bayas antes de la próxima cosecha. El azúcar tiene razón, los granos se separan del jugo de frutas, el enólogo de Tirol del Sur Matteo Deccanen (Tobias Moretti) puede estar orgulloso y lleno de esperanza: del vino nuevo en barricas y la próxima generación, en la forma de su hija Laura (Tobias Moretes hija de Antonia Moretti) continuará dirigiendo la empresa familiar. No se trata de nada bueno, sino de una institución tradicional galardonada, una mansión sacada de un libro de imágenes con una reina, la esposa de Deccanin, Stefania (Orsina Lardi), y un rey y una princesa.

Si no fuera por este hombre que sigue de pie en el patio con las piernas abiertas, mirando al enólogo, desaparece y regresa, siempre un poco más cerca, y siempre más amenazador. Si no fuera por la introducción, el director Andreas Proshaska (también con el guionista Ben von Ron) preferiría el viaje al idílico mundo de la viticultura: de noche y en la niebla, las jóvenes africanas corren por sus vidas entre las hileras de viñedos, tomas disparado, la sangre fluye, rojo así vintage, que fue desarrollado por DeCanin y su maestro de salto (Gerhard Liebmann) para los sonidos de la música clásica. La luz brillante que DeCanin todavía está tomando al sol será capturada por la oscuridad, y las oscuras imágenes del fotógrafo Thomas W. Kiennast no dejan lugar a dudas mucho antes de que suceda algo malo. Mathieu Deccanen está atrapado “en la red de la Camorra”.

READ  ¡Picante, picante, caro! En bikini, la piscina hierve

¿Familia perfecta y un bello entorno?

Las dos partes del mismo nombre en ZDF Da rienda suelta a una familia saludable en un bello entorno, como puedes imaginar en una serie de primeras horas de la noche, personajes que también pueden encontrar un hogar en una serie de la mafia como “Camorra”. Todo está disfrazado por las investigaciones de un policía llamado Adrin Erlacher (Harald Windisch), que parece haber salido del “thriller de crímenes en el país” de la ORF. Uno podría pensar que este es un corte extraño. Pero el concepto funciona sorprendentemente bien: “Im Netz der Camorra” es en realidad un thriller que efectivamente rompe la comodidad del “Commissario Brunetti” de innumerables historias de crímenes extranjeros de la televisión alemana. A esto contribuyen actores de confianza, multilingües, multilaterales e internacionales, entre ellos Fabrizio Romagnoli como Maffeoso Nino Sorrentino y la adinerada Mariam Sanusi como Acqua Mbaye, a quien Erlacher protege con gran compromiso personal.

Prochaska no tiene miedo de usar subtítulos con tanta frecuencia, ya que otros cambian al alemán después del “Ciao” parecido a un corsé. Hubiera sido más consistente no germanizar las situaciones conversacionales que, según las historias de los personajes, deberían tener lugar en Nápoles. Pero Tobias Moretti realmente no hace que DeCanin parezca que viene del lejano sur, a pesar de todos los matices que atribuye a su enigmática personalidad. Está bien, Moretti juega a medio austriaco y, por el bien del camuflaje, es bastante culto en el Tirol del Sur, que tomó el nombre de su esposa y esconde su pasado en Campania. Ahora ella lo persigue con toda la brutalidad que Camoriste puede hacer.

READ  La despedida de soltera: ¡Maxime Herbord es la nueva Dama de la Rosa!

Se trata de engañar al vino en China a gran escala, pero de hecho se trata de un traicionero juego de poder en el que un renegado es castigado, torturado, chantajeado y, eventualmente, posiblemente ejecutado. Bebiendo trasplantados de vasos de tallo largo, la conmoción solo es mayor cuando se golpea un cráneo, se descartan cadáveres o se invocan oralmente métodos de asesinato en una última orgía de rugidos que no tienen lugar en las películas de televisión en general.

“En la red Camorra” hasta el momento no hay masacre de intrusos. Prochaska, apoyado por la música amenazadora de Stefan Bernheimer, conduce tranquila y deliberadamente a sus personajes, dejándolos espacio para la reflexión y el desarrollo. Harald Windisch encarna admirablemente al policía como un buen tipo cuyos límites de poder parecen afectarlo físicamente. Ursula Lardi, la esposa de Dekanin, muestra una sensibilidad entre el disgusto, la lealtad y el coraje de morir. Antonia Moretti juega la final de joven en una situación difícil. Pero el final por sí solo parece haber sido tomado de manera extraña, como el epílogo que requiere menos público que antes el lagar sentimental. Deja el camino para una posible secuela abierta.