La Voz Independiente

Encuentra toda la información nacional e internacional sobre españa. Seleccione los temas sobre los que desea saber más

Disparar a varios muertos sigue provocando protestas en México | DOMRADIO.DE

La masacre de muchos civiles enfurece a la gente de Reynosa, México. Incluso el Papa Francisco habló. ¿Es solo un crimen o también hay un trasfondo político?

“Queremos la paz”, gritaban los vecinos de Reynosa. Otros gritan: “Reynosa se merece vivir en paz” y “Queremos poder caminar en nuestra ciudad sin miedo”. Cientos de ellos se reunieron durante el fin de semana en una ciudad fronteriza en el norte de México. Todavía estoy conmocionado y horrorizado por la masacre criminal de 15 personas el 19 de junio. Ahora los ciudadanos quieren finalmente el fin de la violencia.

El Papa Francisco también está preocupado

Incluso el Papa Francisco se sintió conmovido por los hechos y escribió una carta al obispo de Matamoros, Eugenio Lira Rogarcia. En él, expresó su solidaridad con los familiares de las víctimas y los fieles de la diócesis de Tamaulipas, y habló de la “violencia injustificada que aflige a esta comunidad cristiana”. Luego de la triste noticia del sangriento enfrentamiento en Reynosa con muchas víctimas inocentes, el Santo Padre ofreció su ayuda, según la carta firmada por el cardenal canciller Pietro Parolin. El propio Parolin estuvo en México hace solo unos días y pidió a la ciudadanía la reconciliación.

Previamente, el arzobispo Eugenio Lira Rogarcia se dirigió a la audiencia y exigió: “¡Alto a la violencia!” Reynosa ha perdido varios hijos únicos. “Único porque cada persona es insustituible”, dijo el obispo. Muchas familias de la ciudad están a punto de enterrar a sus parientes con un dolor insoportable.

Taxistas, enfermeras, comerciantes y jubilados, un total de 15 personas, murieron indiscriminadamente en una lluvia de balas entre bandas armadas y policías. Cuatro pandilleros también murieron a causa de sus heridas.

READ  Baffin: Deutsche Bank debe hacer más para combatir el blanqueo de capitales | 30/04/21

Esta es la segunda vez en unos meses que Tamaulipas ha sido escenario de una violencia brutal. A fines de enero, murieron 19 migrantes, en su mayoría de Guatemala. Primero fueron fusilados en carros y luego quemados; Aparentemente, pagaron a los contrabandistas para que los llevaran a través de la frontera a Estados Unidos.

Imágenes de autos en llamas se esparcieron por todo el mundo.

“Las autoridades no hicieron nada, fueron los vecinos quienes anunciaron el caso”, dijo el arzobispo Raúl Vera López de la Diócesis de Saltillo, criticando el manejo del caso por parte de las autoridades. El obispo dijo que la trata de personas es un gran negocio para la mafia. Parece que los grupos hostiles no querían que sus competidores ganaran dinero con los inmigrantes, y por eso decidieron matar gente.

Una dura crítica al estado mexicano

Los expertos también son muy críticos con el estado mexicano por la nueva masacre en Reynosa. El titular de la Comisión de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, Raimundo Ramos Vázquez, dijo a medios mexicanos que el sangriento acto ocurrido el 19 de junio pudo haber sido provocado por un grupo paramilitar y no por un crimen organizado. Este grupo paramilitar opera directamente por órdenes de funcionarios gubernamentales.

Sin embargo, esta declaración contradice el testimonio del fiscal general de Tamaulipas, Irving Barrios. Según información oficial de las autoridades de la región, el tiroteo fue producto de un enfrentamiento entre grupos criminales. El activista de derechos Ramos Vázquez, en una entrevista con el portal de noticias “Aristegui En Vivo”, dijo que el ataque podría ser el resultado de las elecciones parlamentarias y regionales de principios de junio.

READ  Esto es lo que dicen las agencias de viajes sobre Portugal y la variante delta تغير

“Los residentes de Reynosa creen que esto fue un castigo por permitir que el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y su partido PAN perdieran y ganaran en Morena”, dijo Ramos Vázquez. MORENA es el partido de izquierda del presidente Andrés Manuel López Obrador. El activista de derechos humanos exigió que la masacre ahora se describa como un acto terrorista.